sábado, 15 de enero de 2011

LA ARMERÍA CATALANA DEL SIGLO XVIII

Batalla de Denain (Guerra de Sucesión Española 1701-1715)

Pareja de pistolas construidas por Peresteva, Armero del Rey (Armería de Barcelona) c. 1740

Detalle del escudo de Peresteva y el de Barcelona en la recámara de uno de sus cañones. Observense las flores de lys, que identifican su construccion en el Siglo XVIII.

Detalle de una llave de Agusti Deop de las llamadas "a la moda de Madrid" montada en el trabajo de Peresteva, Armero del Rey (Armería de Barcelona)

Vista izquierda de la pareja de pistolas construidas por Peresteva, Armero del Rey (Armería de Barcelona)

Vista derecha del espléndido trabajo de Peresteva, Armero del Rey (Armería de Barcelona)

Vista de una pareja de pistolas firmadas por Busoms, Armería de Ripoll, nótense las caras grotescas típicas del Siglo XVIII, labradas en los refuerzos de culata.

Escudo del Cañonero Busoms de Ripoll grabado en la recámara de una de sus pistolas, observese también la decoración en latón labrado encastrado en la madera de la montura del arma, trabajo típico de la Armería de Ripoll. Observense también las marcas del cañón (cruz y flores de lys) que identifican al arma como construida en el Siglo XVIII.

Detalle de la llave a la española en su variante catalana, montada en esta pareja de pistolas de Busoms

Pareja de pistolas construidas por Busoms (Armería de Ripoll). Primera mitad S. XVIII

Vista izquierza de una pareja de pistolas firmadas por Busoms (Armeria de Ripoll), observese los enganches para su suspensión.

1714, marca el fin de una época de tradición armera para Cataluña.
Con la entrada del nuevo Rey Felipe V, comienza para los catalanes un estado de represión a todos los niveles, centrándome en el armamentistico que es el que nos ocupa, he de decir que la mencionada represion produjo la prohibición del derecho a llevar armas, hasta entonces permitido. Asímismo conllevó la incautación de todos los talleres y fabricas de armas tan arraigados en Cataluña, que pasarían al poder de la Corona, trabajándo para el suministro militar de los reales ejércitos con un control exaustivo de producción.
Existe un documento firmado por Felipe V, por el cual nombra a Climent Peresteva: Mi Maestro Armero............., sin sueldo ni excepción de contribución, dicho de otra manera: sin cobrar pero pagando los impuestos relativos al valor de su trabajo.
Con las fabricas incautadas en Cataluña y en las Vascongadas, practicamente tenía la Corona española solucionado el suministro total de armas para sus ejércitos.
La Guerra de Sucesión española tuvo magnitud internacional ya que se disputó no solo en España sino también en Europa y en America del Norte, enfrentado por un lado a la España fiel a Felipe V, conjuntamente con Francia, Baviera y los Estados Borbónicos, contra la España fiel al Archiduque Carlos, conjuntamente con Austriacistas, Austria, Reino de Inglaterra, Reino de Gran Bretaña, Portugal, Provincias Unidas y el Ducado de Saboya, culminando con la victoria de Felipe V, en 1713. La caída de Cataluña en 1714 y la de Mallorca en 1715.
Los armeros catalanes más famosos de esa época, estaban ubicados en Ripoll, Barcelona, Manresa e Igualada, lugares donde existían un sin fin de talleres y fabricas con una gran producción de armas de gran calidad y diferentes acabados.
En éste artículo, presento primeramente una pareja de pistolas de gran calidad, procedentes del Taller de Peresteva (Armero del Rey), en Barcelona, claro exponente de la prestigiosa Armería de la Ciudad Condal y una segunda pareja de pistolas realizadas por Busoms, claro exponente de la Armería de Ripoll.
Observese la diferencia de estilos entre las dos Armerías, de Barcelona y de Ripoll, la primera presenta una moda afrancesada, más fina, montan llaves llamadas "a la moda de Madrid" o "a las tres modas" denominadas así por tener diferentes estilos, como ocultar sus mecanismos (moda francesa), conservar el tornillo de la mordaza en forma de aro (moda española) y sendas patillas formando parte de la llave para recibir los mecanismos de disparo y seguro (moda madrileña). La segunda pareja de pistolas, marca un estilo propio, el estilo de Ripoll, con sus filigranas cinceladas en latón encastradas en las monturas de las armas y las típicas llaves a la española en su variante catalana.
Ambas han llegado a nuestros días en un estado de conservación impresionante, habiéndo escapado a las transformaciones a partir de 1830, del nuevo sistema de ignición por cápsula o pistón de fulminato de mercurio.

4 comentarios:

  1. es una mierda no me gusta nada dislikie

    ResponderEliminar
  2. yo si k me cojí a bulbasaur dislike ahí te mueras iiiii anarquía i cerbeza fría

    ResponderEliminar